Fibrosis y cirrosis hepáticas

Al existir algún daño grave o crónico al hígado puede haber muerte de sus células y en su lugar se deposita tejido similar a una cicatriz. A este proceso se le llama fibrosis.
Realiza tu Cita

Cuando todo el tejido normal del hígado es sustituido por estas cicatrices, se encoge y se endurece además de perder sus funciones. Este proceso se llama cirrosis y constituye un daño irreversible. Tanto la fibrosis como la cirrosis se pueden detectar por medio de diferentes estudios, uno de ellos se llama elastografía

Prevención

Revisión periódica del hígado (por lo menos una vez al año); exámenes de sangre para conocer su estado; evitar el consumo excesivo de alcohol, medicamentos, obesidad y sobrepeso. 

Causas

Hepatitis, alcoholismo, acumulación de grasa en el hígado, enfermedades autoinmúnes (las propias células atacan al hígado), trastornos de conductos biliares, algunos medicamentos, herencia. 

Síntomas

Al principio puede no tener síntomas. Cuando se encuentra avanzada: falta de energía, pérdida de peso, disminución del apetito, pérdida de masa muscular. Algunos más graves: hemorragia gastrointestinal (por ejemplo: várices esofágicas); acumulación de líquido en el abdomen; confusión y alteración mental por acumulación de toxinas; color amarillo en ojos y piel; vasos sanguíneos en forma de “araña”, entre otros. 

Tratamiento

Es complejo y encaminado a tratar las complicaciones. Tratamiento de la causa: dejar de consumir drogas y alcohol, medicamentos. Revisión por endoscopía, dieta balanceada, mantener un peso saludable, dejar de fumar, ejercicio, Dependerá de cada situación.